jueves, 4 de diciembre de 2008

b.e.l.l.a...



Me envolvía y me estrechaba el pecho, una tremenda necesidad: hablar de la mujer como esencia de la vida.




Mi sentimiento hacia el género femenino; cuanto menos feminista, es muy particular. Para mí, la mujer es la poseedora del poder de la creación. La mujer es "la Bella de las más bellas", es "la Madre de todas las naturalezas" y es por ello, la "Magnífica" entre todos los humanos que habitamos en el planeta.




Si tuviera que definirla con una sola palabra, la llamaría DIOS.




Ni feminismo, ni machismo. No me mueven corrientes idealistas o místicas en favor de una u otra religión. Para nada. Tengo mi propia forma de creer en MI DIOS, en él; o la Todopododeroso/a. Y mi pensamiento me conduce a pensar en ello.




Para mi, la mujer es esa persona que disfruta de la sencillez, de las pequeñas cosas y los momentos cálidos y enternecedores. Esa persona que lleva durante tanto tiempo a un ser en su vientre y lo cuida y mima para hacerlo crecer dentro de sí, y cuando está preparado, lo acoge en su regazo y lo amamanta para hacerlo crecer.Y pasa noches enteras de insomnio, canta nanas y educa a sus hijos; los ayuda, los enseña, los protege. Esa persona especial que acerca su bebé a su pecho para que quede alimentado de ella, esa preciosidad de madre que llora cuando lo ve por primera vez, ella, es capaz de expresar esos momentos tiernos. Esa es la Mujer. Es la hembra.


Es la persona que suspira por su hombre y mima cada una de las situaciones sensuales que los envuelven. Ella, es trabajadora, mantiene su hogar. Es esa persona que no nos pasa factura por tantas y tantas cosas que ha realizado en la vida. Es la inteligencia medida en dosis de altísima sencillez, es la humanidad y la solidaridad; que llena de una excepcional brisa emotiva cada situación vivida en su entorno. Es la alegría, la belleza, la figura, la sensualidad, el regocijo de un alentador atardecer y los abrazos de una Mujer, los más bellos cariños que dejan entrever, su delicada sensibilidad.


Es la fuerza, el tesón, es la bravura. Es la señora, la señorita, la puta. Es la madre, la hermana, la cuñada y la hija. Es la Mujer, en definitiva, la sutil manera de poder llegar a ver rosas rojas y frescas por todos lados, al ser tan bellas por dentro y por fuera. Son el valor, son el orgullo de la existencia, son la fruta de la pasión y son el tesoro más grande que tenemos en la humanidad. Ellas, son capaces de hacernos crecer, ellas nos protegerán de hacernos más y mejores personas en este mundo, y ellas harán valer sus valores y la comprenderemos porque estamos avanzando en ello, en dar ese respeto que se merecen; porque ellas son nuestras madres, ellas son buena parte de LA MADRE NATURALEZA.


Cómo desearía que todos supiésemos valorar a la Mujer en todo su esplendor.


Y de paso añadir en este post, en el que hago honor a la feminidad, a la mujer como hembra y madre de todos los seres que habitamos el planetas, que no estoy a favor del feminismo, que prefiero estar a favor del Respetismo, del respeto hacia todos y entonces, jamás se perderá la esencia femenina, pues creo que se pone en entredicho últimamente y ya no se sabe ni se conoce una mujer a sí misma como tal.


Por la Mujer, por la feminidad, por su esencia y la esencia de la Vida.


A mi madre, mis hermanas, mi familia y mis amigas.


A los hombres, también, porque sé que ellos pueden estar comprendiendo lo que escribo.




Saludos: Maribel.

2 comentarios:

integragenero dijo...

Dios es Mujer, cielo.

MARIBEL JIMÉNEZ dijo...

Querida amiga, hace mucho tiempo que no sé de ti. Espero que te vaya bien todo, porque necesitas ese empujoncillo y esa chispa que te haga recorrer los senderos de lo que te queda por descubrir.
Yo, creo a ciencia cierta que la mujer fue la primera, asi que Dios, llevará seguro nombre de Mujer.
Besos.

"...¡un pedacito de mi alma
escrito a golpe de tecla
de ordenador...!
(Maribel Jiménez)
"...¡Espero que en el año 2011
seas capaz de seguir soñando
y cada una de esas ilusiones
se vean cumplidas en tu alma bella... "(Maribel Jiménez)